Cómo cuidar un ramo de flores: 7 consejos

7 consejos para cuidar tu ramo de flores

Hoy queremos mostrarte cómo cuidar un ramo de flores para que dure el máximo tiempo posible, siempre teniendo en cuenta que se trata de un elemento decorativo natural y, por lo tanto, perecedero.

Sigue los consejos que te dejamos más abajo para mantener el buen estado las flores y disfrutar de ellas por más tiempo.

  • Flores Premium
  • 0
  • General

Tips para conservar un ramo de flores

Limpia bien los tallos y el jarrón donde vayas a colocarlo

Lo primero que debemos tener en cuenta para cuidar un ramo de flores, antes de colocarlo en el florero que hayamos elegido, es limpiarlo todo bien. Por un lado, retira las hojas que estén marchitas y aquellas que estén muy abajo, que puedan entrar en contacto con el agua. De esta forma, no solo se aprovechan mejor la energía y los nutrientes, sino que se hidrata mejor el ramo

Pero, además, si quieres saber cómo cuidar un ramo de flores para que dure, debes limpiar el propio jarrón antes de colocarlo dentro. Esto se debe a que, si el agua tiene pequeñas partículas de suciedad o de cualquier elemento dañino para la planta, esta acabará por absorberlo y será perjudicial para ella.

Evita las fuentes de calor, el sol directo o los cambios de temperatura

Seguro que esto lo has leído ya alguna vez cuando has buscado cómo cuidar un ramo de flores, pero siempre debemos recordarlo. Ten en cuenta que, por ejemplo, en las instalaciones de Flores Premium se mantienen unas condiciones de humedad y frescura muy específicas para mantener los ramos en el mejor estado.

Obviamente, no podrás reproducir esto en tu casa, pero sí alejar las flores de fuentes de calor como radiadores o electrodomésticos, así como protegerlas de los rayos directos del sol. Trata de evitar también las corrientes de aire, y no utilices agua muy fría ni muy caliente para el jarrón. A menos que sean rosas o flores con bulbos, a ellas sí les gusta el agua fresquita.

Mantén el agua del florero en las mejores condiciones

Como hemos apuntado en el primer consejo, cualquier partícula que haya dentro del agua es posible que acabe absorbida por el ramo de flores. Por esto, debemos cambiarla regularmente, cada dos o tres días, incluso cada día si se ensucia demasiado o si hace mucho calor.

A la hora de cómo cuidar un ramo de flores, lo ideal es mantener unos siete o diez centímetros de agua, a la que puedes añadirle unas gotas de lejía o alcohol para evitar la proliferación de bacterias. También puedes incorporar una cucharadita de zumo de limón, para que los tallos absorban mejor el agua.

Ayuda a los tallos cortándolos un poco

Algo que no sabe mucha gente sobre cómo cuidar un ramo de flores es que, cada dos o tres días, puede ser necesario cortar un poco el tallo. Por supuesto, estamos hablando de un corte de un centímetro o incluso un poco menos, para que no nos quedemos sin ramo de flores antes de tiempo.

Esto servirá para que el tallo vuelva a tener fuerza para tomar agua y nutrientes del jarrón en el que hayas colocado el ramo. Trata de hacer el corte en un ángulo de 45 grados, para que la superficie que mejor absorbe el agua sea lo más grande posible.

Añade un conservante floral al agua

En muchas tiendas especializadas encontrarás sobrecitos de un abono específico para flores cortadas, que te ayudarán al plantearte cómo cuidar un ramo de flores naturales. Estos flower food son unas mezclas ricas en glucosa, que aporta a las plantas los nutrientes esenciales necesarios para mantenerse con buen aspecto.

Aunque estos conservantes son la mejor opción, si no tienes por casa o no has podido encontrarlos siempre puedes utilizar un poco de azúcar. No te pases, no te vas a tomar un café, pero sí será bueno para las flores y las ayudará a conservarse durante más tiempo.

Protege los pétalos y las hojas del agua

Conforme vayas cortando el tallo, y las flores haciéndose más pequeñas, deberás retirar las hojas que vayan a acabar en contacto con el agua. Tal y como dijimos en el primero de los tips sobre cómo cuidar un ramo de flores, estas se pudrirán muy rápido y favorecerá a la proliferación de bacterias y otros problemas.

De la misma forma, los pétalos deben mantenerse frescos y secos, ya que el contacto con el agua puede marchitarlos y ennegrecerlos.

Cuidado con las frutas, ¡no deben estar cerca!

El último truco que te daremos hoy sobre cómo cuidar un ramo de flores tiene que ver con las frutas. Estas producen etileno, un gas que tiene una gran incidencia en los procesos de descomposición, por lo que también afectará a tu ramo, ¡y no queremos eso! La manzana, por si te lo preguntas, es la fruta que más etileno emite.

WhatsApp